Crear un espacio de trabajo en casa: el enfoque de una Interiorista

Olvídate del covid 19 por un momento, venga haz el esfuerzo...


TRABAJAR DESDE CASA ESTA EN ALZA. Y ya no me refiero únicamente a freelancers o autónomos sino a que cada vez son más los países que demuestran que dar a sus empleados la flexibilidad de trabajar desde casa o hacer el híbrido de combinar algunos días en la oficina y otros en casa aporta una mejora en el rendimiento de sus empleados.


Parece que el trabajar desde casa sea una visión futurista pero, de hecho, esto se remonta hacia cientos de años atrás, mucho antes de la revolución industrial cuando nuestros antepasados desempeñaban trabajos diversos desde sus hogares. Inicialmente las familias trabajaban en el hogar preparando animales para el consumo, clasificando cereales y fabricando tejidos; posteriormente las casas combinaban hogar y taller donde cocinaban, confeccionaban, creaban productos como pieles, quesos o carnes, etc. Hasta crearse profesiones como panaderos, costureros, zapateros, tejedores y herreros…


Hoy en día podemos encontrar personas que trabajan desde casa ejerciendo trabajos diversos: artistas, fotógrafos, escritores, especialistas en moda, diseñadores, informáticos y cada vez existen más trabajos cualificados que permiten trabajar al menos parcialmente desde casa (gestores, trabajos científicos, psícólogos o terapeutas, etc...).


Trabajar en casa siempre ha significado ser capaz de hacer multitareas y gestionar tus recursos. Hoy en este post te explico TODO LO QUE DEBES SABER PARA CREAR UN LUGAR DE TRABAJO EN CASA, desde mantener un balance 'work vs personal life' hasta los aspectos ergonómicos, funcionales y estéticos.



Crea y designa un espacio específico para trabajar


Las personas tenemos una necesidad psicológica de separar nuestro trabajo de nuestra vida privada. De hecho, hay numerosos escritores famosos que a pesar de disponer de espacio en su casa buscaban un ambiente aislado en sus jardines o garajes para aislarse de su entorno cotidiano y encontrar la inspiración que necesitaban.


Es por ello, que mi consejo es: busca un espacio sin distracciones, un espacio aislado del ruido y sin TV.


Lo más importantes es que trates tu día como si hubieses dejado tu casa.


Si tienes espacio puedes convertir esa habitación de invitados en tu oficina, de lo contrario puedes escoger un rincón en el resto de la casa donde te sientas a gusto y crear tu estación de trabajo, quizás tienes espacio en tu garaje o una casita en tu jardín, todo depende del espacio que dispongas.



Ergonomía: TOP PRIORITY.


Si me preguntas a mi, el aspecto más importante de crear tu oficina es la ergonomía. Si te centras en ello, estarás reduciendo las posibilidades de lesionarte y aumentando tu comodidad lo que te ayudará a mantenerte centrado y productivo.


Estos son mis consejos prácticos:


Si vas a invertir en algo, que sea en la silla.


Una silla con altura ajustable y que te recoja bien las lumbares es fundamental, a mi personalmente me ha cambiado la vida, pasando de numerosos dolores lumbares hasta su completa desaparición.


La silla debe permitirte tener una buena postura, una postura 90º. Tus lumbares estar recogidas y tu espalda recta. Tu cabeza debe estar vertical al cuello.


Si no dispones de una silla ergonómica, puedes utilizar cojines para dar soporte a tus lumbares.


Las dimensiones de tu escritorio importan.


A menudo la mejor solución es un mueble a medida, que se adapta perfectamente a tu espacio. Si dispones de un espacio pequeño, puedes diseñar un escritorio flotante que se pliegue al terminar la jornada.


El teclado debería estar alineado con tus codos. Tus brazos y muñeca deben estar en una postura neutra, sin poses incómodas que a la larga generan dolores y lesiones.


Para conseguirlo puedes variar la altura de la silla o asegurarte al escoger que tu mesa tiene una altura correcta para ti. La altura estándar es entorno a 75 cm, necesitas aproximadamente 60 cm de altura libre para tener un movimiento no limitado. Asegúrate que si tiene cajones debajo estos no impidan sentarte cómodamente y cruzarte o descruzarte de piernas o cambiarte de postura cuando lo necesites.


En cuanto al largo x ancho, como medida mínima aceptable estaríamos hablando de un largo de 80 cm y ancho de 60cm. Todo dependerá de la función de las tareas que vayas a realizar, del tamaño de tu ordenador, el número de pantallas y otros artículos como libros etc. que puedas necesitar a la misma vez. Evidentemente, cuanto más grande sea más cómodamente podrás trabajar.



Altura del portátil: si tus ojos suben y bajan, algo va mal.


Cuando trabajas no deberías tener que mirar arriba y abajo. Existen elevadores de portátiles que te ayudarán a mantener la pantalla a la altura de tus ojos, y por tanto corregir tu postura alargando tu cuello.


Una manera de comprobar si su posición es correcta es estirar tus brazos horizontalmente, deberían tocar el punto medio de la pantalla.


✓ Escritorios adaptados a las medidas humanas


Existen escritorios que permiten colocar el teclado y el mouse a una altura adaptada al ser humano, e inclusive bandejas que se adaptan a tu escritorio existente como un complemento.


✓ Mantén los pies completamente apoyados


Si eres muy bajito encontrarás muy cómodo poder apoyar tus pies sobre una pequeña plataforma.


✓ Usa tu sentido común


En función del tipo de actividad que hagas, si pasas horas escribiendo en un portátil o bien si eres diseñador gráfico necesitarás un mouse ergonómico. Tu mismo irás notando qué cosas sientes incómodas y podrás ir mejorando tu espacio de trabajo.



La iluminación afecta a nuestra salud y productividad


Escoge un lugar con buena iluminación natural. La luz natural promueve nuestro buen humor y potencia nuestra productividad, por lo que si puedes escoge un lugar cerca a una ventana. Asegúrate de disponer de elementos como estores o cortinas que eviten el efecto de los destellos durante las horas del amanecer o atardecer, lo que podría generarte fatiga visual.


Si tu lugar de trabajo no dispone de suficiente luz natural, existen lámparas que simulan el efecto de la misma, son las denominadas ‘lámparas anti depresión’ que actúan de terapia ideal para mitigar los cambios de estaciones.

Tanto demasiada luz como muy poca o destellos son un problema para trabajar. Es importante que adecúes la iluminación a cada actividad. Si trabajas con el ordenador encontrarás que una luz más cálida es más agradable, si realizas actividades de concentración como lectura, manualidades, etc… necesitarás luz blanca. Lo ideal es disponer de ambas en distintos niveles. Las lámparas de techo y de pared minimizarán el uso del espacio sobre suelos y escritorios.


En general, evita luces menores a 3500 K, será demasiado cálida y por encima de 5500K, demasiado fría. La temperatura óptima es 4500 K.

Los colores y su intensidad afectan sobre nuestro bienestar y humor


Hay colores como el blanco que nos dan la sensación de ‘aspecto clínico’, el azul que promueven la calma cuando desarrollas una tarea muy rutinaria, el verde que estimula el balance y la concentración, mientras que otros como el amarillo promueven la emoción lo que lo convierte en el color ideal para trabajos creativos, o el rojo que genera ansiedad y da la sensación de que todo es urgente …


Te sugiero que crees un ambiente adecuado a tu actividad.


Si tu lugar de trabajo recibe poca luz natural, utilizando colores claros en las paredes y en el mobiliario estarás favoreciendo retener la luz que entra. Colores oscuros no son favorables, además de oscurecer las estancias pueden llegar a causar fatiga visual. Puedes jugar con distintos tonos de neutros como blanco roto, grises o colores pastel en función de la tarea a realizar.


Almacenaje: mucho más que algo 'simple'


El orden en tu zona de trabajo mucho más de lo que a simple vista podemos percibir. La falta del mismo nos causa estrés y nos da la sensación de que perdemos el control de nuestra vida. Esto sin mencionar que cada vez más nuestra sociedad tiende hacia la optimización de nuestro espacio vital.


El éxito del almacenaje está en la variedad, desde cajoneras hasta archivadores, estanterías flotantes o ese espacio adecuado para tu impresora. Sea como sea, el orden te aportará equilibrio por lo que aquí te dejo unos consejos básicos:


Mantén tu escritorio despejado y limpio.


✓ Organiza tus objetos por categorías según el trabajo que realices y si te apetece ponerlo bonito: decóralos con cajas forradas o utiliza archivadores antiguos con estilo.


Mantén distintos sistemas de almacenaje para ‘objetos variados’, desde tarjetas de visita, hasta cartas, folletos publicitarios, etc… según tu actividad. Hasta cajones, estanterías, clasificadores… todo esto te ayudará a favorecer tu productividad.


Utiliza sistemas de almacenamiento a medida, maximizarás el uso del espacio!


No te centres exclusivamente en lo funcional, tener alguna estantería flotante con un cuadro de inspiración, una foto familiar, o un panel de creatividad también promueve tu bienestar.



Introduce plantas en tu espacio de trabajo

Las plantas ayudan a reducir el estrés y mejorar la creatividad y productividad, y como si eso fuera poco, también depuran el aire que respiramos absorbiendo muchos de los tóxicos presentes en las paredes, el mobiliario e inclusive nuestras propias prendas. Además actúan como absorbedoras naturales del ruido…


Te recomiendo plantas de mantenimiento sencillo como aloe vera, cactus, la famosa planta del dinero, etc. Sea la que escojas, estarás creando un entorno más natural y sano.


Escoge bien tus 'work free' zones

Tan importante es el lugar de trabajo como desconectar cuando la jornada laboral se ha finalizado. Todas las personas tienen pasiones más allá de sus trabajo, quizás te gusta cocinar, la jardinería, las manualidades o leer un libro o tocar un instrumento. Te recomiendo que crees ‘work free zones’ o zonas libres de trabajo, tu mente necesitará un descanso…


Disfruta también de tu tiempo libre, para desconectar de tu trabajo puedes iniciarte en la meditación, disfrutar de tu taza de té mirando el atardecer mientras respiras un poco de aire fresco o hacer deporte… tu escoges, pero aprende a crear un balance laboral y personal y estarás ganando calidad de vida.



Pssstt...!! Tampoco te agobies tanto, el balance perfecto de trabajar en casa y tener tu vida personal perfectamente bajo control no existe. Pero con estas pautas estarás mejorando muchísimos aspectos. Espero te ayude!

IMG_3712 YES_edited.jpg

Hola! Soy Jimena, Diseñadora de Interiores e Ingeniera Ambiental. Vivo en Barcelona y me siento afortunada de poder dedicarme a mi pasión, el Interiorismo y vivir mi trabajo con tanta ilusión.


En 2019 di el paso de crear mi propio Estudio de Diseño de Interiores, desde donde creo interiores pensados para emocionar, para personas que desean un hogar o negocio especial y con sentido.

Realizamos proyectos integrales de reforma, interiorismo y decoración en la zona de Garraf, Baix Llobregat y Barcelona.

En este Blog encontrarás mis mejores consejos para diseñar ese hogar o local comercial que te mereces, que te represente como persona o como marca.

No te olvides de presentarte y dejar tu comentario.

 

¡CONECTEMOS!

  • Black Instagram Icon
  • Black LinkedIn Icon
  • Facebook

CREA EL HOGAR QUE TE MERECES

 

DESCUBRE TU ESTILO PROPIO

IPHONE6_4.png