7 sencillos rituales para elevar tu día a día.

Siempre me han gustado las personas que disfrutan de sus pequeños rituales cotidianos. Despertarse, tomar un expreso y hojear el periódico... Supongo que escucharlos hablar de su momento y ver su mirada elevada imaginándolo despierta en mi una conexión especial.


Nos obsesionamos con mejorar nuestros hogares, nuestros trabajos, nuestra vida, y a menudo nos olvidamos de disfrutar de lo que hemos conseguido, de estar presentes, de valorar la vida en los pequeños momentos.


Existe una sutil diferencia entre un ritual y una rutina. Un ritual es un momento donde nuestra mente está presente en lo que hacemos, lo que nos ayuda a encontrar energía y motivación en nuestro día. Mientras que una rutina.... es un montón de tareas que tenemos que hacer a diario y hacemos en piloto automático y no necesariamente disfrutamos.... Ves la diferencia?


Hay ciertas rutinas que con un poco de mimo podemos convertir en rituales creando un momento especial para nutrir nuestro cuerpo y nuestra mente.


Hoy comparto contigo 7 sencillos  rituales para elevar tu día a día, para cuidarte un poquito más.


1. Un nuevo día, una nueva oportunidad


Numerosos estudios demuestran que muy pocas personas saben estar en silencio con sus pensamientos. Tomarte unos pocos minutos para estar en silencio te ayudará a tomar consciencia y dar sentido a tu vida. Evita mirar el móvil a penas te levantas, la idea es despejar tu mente. Basta con dedicarte unos pocos minutos al día antes de salir corriendo a tu rutina diaria. Es como una especie de gimnasio mental, te permitirá tener un mejor equilibrio emocional, mejor atención en las tareas que hagas y disminuirá indudablemente tus niveles de estrés.


El silencio, el tiempo para nosotros mismos nutre nuestra mente y nos llena de energía para afrontar el día que tenemos por delante. Ya sabes... mente sana, cuerpo sano...


2. Deja que entre aire fresco y rayos de sol en tu hogar.


Abrir las ventanas durante media hora y respirar aire fresco en tu hogar, sentir la corriente que se genera mientras te despiertas, regenera la energía de tu hogar y la tuya, es algo tan sencillo y aporta múltiples beneficios en tu bienestar: depura el aire que respiras y los rayos de sol actúan como un bactericida natural.


Si te apetece, aromatiza tu casa con aceites naturales o incienso, recuerda los olores también nos hacen sentir bien.


3. Un pequeño momento para ti


Desayunar puede ser una rutina o un ritual, depende de ti. Escoge una bebida que disfrutes, ya sea un té, un café o un zumo natural... para hacer ese momento mas especial elije una taza bonita, que te alegre la mañana.


Puedes llevar tu taza al balcón, o acercarte a la ventana y ver esos primeros rayos de sol, o poner unos cuantos cojines en el suelo, y disfrutar de ese breve momento que añadirá calidad en tu día a día mientras piensas sobre el día que está por empezar.


4. Un momento para reflexionar


Estoy segura que en algún momento de tu vida has leído un artículo que hablaba sobre las rutinas que hacen las de personas de éxito. Siempre en todas ellas hay una algo en común, poner intención a tu vida, y no hay forma más sencilla de conseguirlo que mediante lápiz y papel. Escribir tus pensamientos, lo que te ha pasado en el día, o la lista de to-do's diaria, planificar tus objetivos mensuales, establecer tus metas y reflexionar acerca de tu evolución, son distintas maneras de trasladar tus pensamientos al papel, liberando tu mente de toda esa presión y poniendo foco. Puedes convertir tu reflexión en un ritual diario o mensual y crear magia a su alrededor, elegir siempre el mismo rincón, una libreta especial, poner música de ambientación, o disfrutar de un pequeño placer mientras lo haces, lo que te haga sentir bien...